Accidente CerebroVascular (A.C.V.).

Enmarcada en el contexto del Día Mundial del A.C.V., el 29 de octubre, propuesto por la Organización Mundial “World Stroke Organization”, el equipo del I.Na.Re.P.S. salió a la calle para concientizar a los marplatenses, sobre Accidente Cerebrovascular (A.C.V.).

El Ataque Cerebral, ACV, se produce cuando se interrumpe el riego sanguíneo a alguna parte del cerebro. Sin sangre, las células cerebrales pueden quedar dañadas o morir, provocando diferentes consecuencias en el cuerpo humano del paciente. Por ejemplo, la movilidad, el habla, la manera de pensar o de sentir.

El A.C.V. es la principal causa de discapacidad y la segunda causa de mortalidad en el mundo. Y afecta a todos por igual.

Un cuidado adecuado marca la diferencia.

Actúe ya para aumentar la concientización y el acceso a la información:

Reconozca los síntomas y actúe de inmediato. CBHT:
Cara:
¿Tiene la boca torcida?
Brazo: Hágale levantar ambos brazos, ¿siente uno más débil?
Habla: ¿Tiene dificultades para hablar? ¿Dice palabras desordenadas o balbucea?
Tiempo: Actúe con rapidez y contacte inmediatamente al servicio de emergencias.

Aprenda a prevenir un Ataque Cerebral
Pasos que cualquiera puede tomar para reducir el riesgo de un A.C.V. y minimizar sus efectos:

  1. Conozca sus factores de riesgo personales: presión sanguínea alta, diabetes y colesterol alto.
  2. Sea activo físicamente y practique ejercicio con regularidad.
  3. Siga una dieta saludable rica en frutas y verduras y baja en sal para mantener un buen estado de salud y una baja presión sanguínea.
  4. Limita el consumo de alcohol.
  5. Evite el tabaco. Si fuma, busque ayuda para dejar de fumar lo antes posible.
  6. Aprenda a reconocer los síntomas de un A.C.V.

Considerando la hipertensión como el principal factor de riesgo, se recomienda reducir el consumo de sal por debajo de los 5g diarios a fin de reducir el riesgo de sufrir un A.C.V.
La sal aumenta nuestra presión arterial, y cuanto más alta es , más alto es el riesgo de sufrir un A.C.V.
Es particularmente importante que los niños no consuman demasiada sal, dado que la presión sanguínea empieza a aumentar durante la infancia.
Tómese su tiempo para acostumbrarse a alimentos bajos en sal y los disfrutará tanto como la comida salada, o incluso más.

La Rehabilitación es una fase esencial en el proceso de tratamiento.

Debe comenzar en el hospital lo antes posible. Inciar el proceso de rehabilitación temprana, mejora la función y ayuda al sobreviviente a recuperar la mayor independencia posible con el tiempo.

Entre los tratamientos destinados a prevenir la aparción de un nuevo A.C.V., se encuentran los fármacos para reducir la hipertensión y colesterol, los tratamientos para prevenir el estrechamiento de las arterias y los anticoagulantes para la fibrilación auricular con el fin de evitar la formación de coágulos sanguíneos.

Los cambios en el estilo de vida también pueden reducir enormemente el riesgo de padecer otro A.C.V. Estos cambios incluyen seguir una buena alimentación, mantenerse físicamente activo, no fumar, controlar el estrés y limitar el consumo de alcohol.

Una vez dado de alta en el hospital, el paciente debe continuar con el proceso de rehabilitación en centros especializados. Apuntando a su reinserción familiar, social y laboral.

Recuerde, que la persona que ha sufrido un Ataque Cerebral, es un paciente de riesgo, por lo cual, puede repetir el episodio. Por eso, se debe tomar conciencia del estado y tomar las precauciones correspondientes, evitando el consumo de sal, el sedentarismo, evitar el cigarrillo y las bebidas alcohólicas.

 

¿Cómo contribuir?

Reconociendo los síntomas y actuar inmediatamente con el test CBHT.
Apoyar la creación de sistemas de atención especializada en A.C.V.