Buenos Aires/Jujuy, 27 de julio de 2015 (OPS/OMS).- Al menos 2.000 agentes sanitarios fueron capacitados en Argentina en Rehabilitación Basada en la Comunidad (RBC), una estrategia promovida por la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) que permite mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad y la de sus familias, tanto en grandes ciudades como en destinos alejados o pequeños parajes del país. Los talleres son realizados en diferentes provincias por especialistas de la Comisión Nacional Asesora para la Integración de las Personas con Discapacidad (Conadis), junto con referentes del Instituto Nacional de Rehabilitación Psicofísico del Sur (Inareps), dependiente del Ministerio de Salud de la Nación.

Para acceder al artículo completo de la OPS/OMS linkee aqui

Las capacitaciones para agentes en RBC forman parte de las acciones que promueve la Red Federal de Rehabilitación, integrada por instituciones de distintos puntos del país y apoyada por la OPS/OMS. Días atrás, el taller fue realizado en la localidad de Libertador General San Martín, también conocida como Ledesma, en Jujuy. Allí acudieron unos 60 agentes sanitarios provenientes de poblados de la región de Las Yungas.

“La idea es trabajar en el primer nivel de atención, detectando las problemáticas, haciendo prevención y promoción, y llevando la rehabilitación a la casa de la gente. Muchas veces, los lugares periféricos y rurales no tienen servicios de rehabilitación. Por eso, capacitamos a los agentes sanitarios para que hagan la detección y atención de las personas con alguna dificultad”, explicó la directora del área de Salud de la Conadis, Susana Sequeiros, durante el taller. “No queremos que los agentes salgan a contar cuántas personas hay con discapacidad, sino que se detecten los casos y que se hagan intervenciones, además de trabajar con la comunidad para la inclusión social de la persona”, señaló.

Para eso, los asistentes son entrenados en un conjunto de cuadernillos que explican en una serie de pasos muy sencillos cómo intervenir ante diferentes tipos de casos. “Estos textos ayudan además a capacitar a los familiares en cómo tratar a la persona con la dificultad”, indicó la directora asistente del Inareps, Laura Valente, en un alto de la capacitación realizada en Jujuy. Para la agente sanitaria de Jujuy Marta Ibarra, una de las asistentes, el taller y los manuales son de  “gran ayuda para cuando vamos a las casas, especialmente cuando hay personas discapacitadas adultas. Nos sirve para que la familia comparta su problema”.

“Es importante tener en cuenta que el 50 por ciento de los casos de rehabilitación se resuelve en la comunidad, un 35 se deriva al segundo nivel de atención de salud y un 15 por ciento se deriva a centros de alta complejidad. Este tipo de estrategias, entonces, pueden llegar a mucha gente que lo necesita”, sintetiza Valente.

Sequeiros aseguró que la Rehabilitación Basada en la Comunidad sirvió en ciertos casos para descomprimir el servicio de rehabilitación y ayudar a los controles de las personas que venían siendo rehabilitadas; en otros, fue útil para resolver determinados casos sin necesidad de llegar a los servicios de salud; mientras que en algunas oportunidades se convirtió en la puerta de entrada al servicio de rehabilitación ya que, a partir de la detección, se derivó el paciente a un centro de salud. Una vez brindada la primera capacitación -en la que los agentes salen al terreno para la detección de casos-, los capacitadores vuelven unos dos meses después para evaluar cómo evolucionaron los casos a partir de la intervención.

“Hemos tenido experiencias muy fuertes de los cambios que se logran con esta estrategia. La gente genera un vínculo de confianza con el agente sanitario. Y la RBC ayuda a detectar casos que no se habían advertido”, aseveró la psicopedagoga Marisa Davicino, de la Conadis. “Nos ha pasado de personas que hacía 30 años que iban a una casa y no sabían que había alguien allí con parálisis cerebral, por ejemplo. El problema es que muchas veces se pregunta por discapacidad y quizás hay familias que no ven como tal un determinado caso. La estrategia entonces propone que los agentes pregunten por dificultades”, afirmó.

Así, se han detectado también casos de personas que, por ejemplo, tienen inconvenientes para escuchar o ver, y los cuadernillos ayudaron a mejorar su calidad de vida. “Creo que me van a servir mucho los manuales, las mamás del norte necesitamos que nos ayuden”, señala Norma Choque, mamá de Emanuel, de 16 años, que tiene una parálisis cerebral con cuadriplejia mixta.

Las capacitaciones fueron realizadas en Misiones, Santiago del Estero, San Juan, Chubut, Río Negro, Córdoba, Salta, Jujuy y Entre Ríos. “Estimamos tener unos 2.000 agentes sanitarios capacitados desde 2004, aunque muchas veces se remueven los agentes, con lo cual es necesario reforzar siempre este proceso”, detalló Sequeiros.

Además de los detalles sobre la estrategia de Rehabilitación Basada en la Comunidad y los contenidos de los manuales, los asistentes también incorporaron datos sobre la discapacidad y el Informe Mundial de Discapacidad de la OMS. Este estudio advierte que más de mil millones de personas viven en todo el mundo con alguna forma de discapacidad; y de ellas, casi 200 millones experimentan dificultades considerables en su funcionamiento. Además, ofrece a los gobiernos y la sociedad civil un análisis exhaustivo de la importancia de la discapacidad y recomienda la adopción de medidas para lograr un mundo inclusivo y de bienestar.