El viernes 30 de junio, se realizó en el auditorio del Instituto Nacional de Rehabilitación Psicofísica del Sur, el primer encuentro sobre género y discapacidad organizado por el Departamento de Trabajo Social institucional y el Grupo de Extensión Género y Acción Comunitaria de la Facultad de Ciencias de la Salud y Trabajo Social de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

El ciclo, compuesto por cinco jornadas propuestas a lo largo del año, inició con el enfoque “Hablar de personas, más allá de la discapacidad”, a cargo de la Dra. Liliana Pantano, Decana de Ciencias Sociales de la Universidad Católica Argentina, e Investigadora de CONICET.

Este espacio, surge de la problematización de casos durante la intervención profesional del Departamento de Trabajo Social del Instituto, en el marco de la Residencia durante el año 2016. En conjunto con el Grupo de Extensión Género y Acción Comunitaria de la Facultad, se plantea que el abordaje de rehabilitación integral a la que aspira I.Na.Re.P.S., requiere de herramientas conceptuales, epistemológicas y metodológicas que permitan leer la discapacidad y sus atravesamientos, desde una mirada compleja para intervenir de modo transformador. La intersección entre género y discapacidad torna a las mujeres con discapacidad más vulnerables frente a la violencia. Las mujeres golpeadas, corren más riesgos de sufrir discapacidad física o mental, como a su vez, las agresiones sexuales, pueden ser causad de discapacidad permanente. En el caso de las mujeres con discapacidad, la discriminación de género, la violencia y la discapacidad están estrechamente vinculadas.

El espacio propuesto, busca promover la reflexión sobre esta problemática, generando el intercambio entre especialistas y profesionales de la salud, para sensibilizar sobre como esto afecta a las personas con discapacidad.

El Dr. Cragnaz, Director del Instituto, comentó sobre la importancia de abordar esta temática, “la cuestión de género debe ser abordada e incorporada en la agenda institucional de todos los organismos. Es de vital importancia, que las personas y los profesionales, cuenten con diferentes herramientas, teóricas y prácticas, que les faciliten abordar situaciones de violencia o desigualdad. Estos espacios, en conjunto con la Universidad, siempre son de interés para todo el personal. Asumimos un rol referencial, y para eso debemos contar nosotros, con el mejor asesoramiento y la mayor cantidad de herramientas que podamos para funcionar como asesores, en esta temática, para nuestros pacientes”.