El lunes 19 de febrero, el surfista Pablo Martínez presentó su experiencia de vida en el Instituto Nacional de Rehabilitación Psicofísica del Sur, comentando su paso por los diferentes deportes, en búsqueda de su sueño personal, llegar a un mundial.

Pablo quedó ciego cuando tenía cinco años, pero eso no lo limito a practicar todos los deportes que se le cruzaban, hizo natación, atletismo, torball, taekwondo, pesas y remo. En la mayoría alcanzó el nivel necesario para competir a nivel mundial, pero siempre, por circunstancias ajenas a él, no logró concretar su sueño.

Con los años, y sumando frustraciones, Pablo decide abandonar su sueño y se dedica a estudiar, se anota en Kinesiología, logrando avanzar en la carrera. Estando en los últimos años, decidió averiguar temas de tesis para la finalización de sus estudios, y es ahí donde conoce el surf adaptado. Una docente de la carrera, le comenta de una asociación de la cual forma parte, que lucha por la inclusión de todas las personas a la práctica de ese deporte, bajo la filosofía, “el mar nos incluye a todos”.

Finalmente, Pablo se decidió a probar y el resultado fue la felicidad inmediata. Había encontrado el deporte que la daba felicidad instantánea, siempre y cada vez que lo practicaba. Esto lo motivó a practicar y entrenar todos los días, cada vez con más pasión. Mientras Pablo surfeaba, también estudiaba y averiguaba, tenía que haber alguien más que practique y lo ayude a mejorar, pero no, Pablo era el primer surfista adaptado no vidente en Argentina. Esto lo llevó a buscar referentes mundiales, y como consecuencia de esto, se enteró que había un mundial de surf adaptado en el cual él podía participar. Más que nunca, el sueño de su vida, era algo posible.

Luego de mucho esfuerzo, Pablo logró llegar a su primer mundial, quedando 6to en su categoría, y abriéndole el camino a futuras competencias.

El Dr. Cragnaz, Director del Instituto, se mostró satisfecho con la propuesta, considerándola sumamente positiva para los pacientes, “muchas veces, los pacientes se encuentran frustrados con su nueva realidad, creyendo que no van a poder continuar con su vida, y las prácticas cotidianas, y el relato de Pablo y su realidad, refutan esa teoría. Obviamente, las realidades se modifican, pero no por eso las personas debemos renunciar a lo que deseamos, y poder escucharlo de alguien que se encuentra en una misma realidad, o una semejante, es mas aceptado para los pacientes.”

Hoy, Pablo sigue entrenando, viajando y contando su experiencia a otros. Su objetivo, es dar a conocer el deporte, y hacerlo crecer. Como a su vez, enseñar que con fuerza, trabajo y voluntad, uno pude lograr su sueño.

Para conocer más de la historia de Pablo, pueden ingresar a Fb: @PabloMartinezsurfeandoalmundial